Publicidad
InicioMundoEl COVID-19 sigue matando: Cada cuatro minutos muere una persona por el...

El COVID-19 sigue matando: Cada cuatro minutos muere una persona por el virus

Luego de tres años, la emergencia global por la COVID-19 ha terminado oficialmente. Sin embargo, todavía está matando al menos a una persona cada cuatro minutos y las preguntas sobre cómo lidiar con el coronavirus siguen sin respuesta, lo que pone en riesgo a personas vulnerables y a países con porcentaje bajo de vacunados.
Una pregunta clave es cómo manejar un virus que se ha vuelto menos amenazante para la mayoría pero que sigue siendo extremadamente peligroso para una parte de la población.
Esa porción es mucho más grande de lo que muchos creen: el COVID sigue siendo una de las principales causas de muerte, la tercera más grande en Estados Unidos en 2022, sólo por detrás de enfermedades cardíacas y el cáncer.
Sin embargo, a diferencia de otras causas comunes de muerte, como el tabaquismo y los accidentes de tránsito, que dieron lugar a leyes de seguridad, los políticos no están presionando para encontrar formas de reducir el daño, como las vacunas obligatorias o el uso de máscaras en espacios cerrados.
“El deseo general en el mundo es ir más allá de la pandemia y dejar atrás al COVID, pero no podemos enterrar la cabeza en la arena”, dijo Ziyad Al-Aly, director del Centro de Epidemiología Clínica en Veterans Affairs St., sistema de atención médica de Louis en Missouri. “El COVID todavía infecta y mata a mucha gente. Tenemos los medios para reducir esa carga”.
Incluso antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara a principios de este mes que el COVID-19 ya no constituye una emergencia de salud pública, la mayoría de los gobiernos ya habían relajado las restricciones y las cuidados. Después de gastar mucho en las primeras fases de la pandemia, los líderes mundiales han reducido los esfuerzos y se muestran reacios a buscar medidas preventivas para las que el público ya no tiene mucha paciencia.
Mientras tanto, la infección que causó al menos 20 millones de muertes en todo el mundo continúa evolucionando, dejando a ancianos y a personas con condiciones preexistentes a merced de la suerte, el acceso desigual a los medicamentos y la poca protección de otros sin cubrebocas o vacunas recientes.
¿Por qué no hay plan a largo plazo contra el COVID-19?
No se ha materializado un plan global a largo plazo para proteger a personas vulnerables y mantener a raya un resurgimiento del virus, en parte debido a lo difícil que es forjar un consenso en torno al COVID. Desde el principio, el discurso político polarizado eclipsó las pautas oficiales sobre el uso de cubrebocas y vacunas.
Incluso en los países desarrollados donde las vacunas antiCOVID estuvieron disponibles en menos de un año después de la pandemia, muchas personas se negaron a aplicárselas. La falta de inmunización provocó más de 300 mil muertes estadounidenses en exceso, o una de cada dos por COVID, a lo largo de 2021. A nivel mundial, podría haber salvado medio millón más, según muestran los estudios.
“Sabemos que politizar la salud pública es una de las tragedias de la pandemia”, dijo Al-Aly. “Los líderes políticos aprovecharon sus respuestas no solo para promover la salud pública, sino también para promover su propia narrativa y obtener apoyo para ellos mismos”.
En los EU, los expertos se reunirán en junio para asesorar sobre qué cepa del virus deben apuntar las vacunas para el resto del año. Esas vacunas solo se lanzarán en el otoño, con solo 100 millones de dosis esperadas en los EU según las estimaciones de Moderna, mucho menos que en años anteriores.
¿Qué deberíamos estar haciendo?
El lado positivo es que el mundo ahora tiene vacunas y mejores tratamientos. Las pruebas pueden descubrir infecciones en minutos y los nuevos brotes se pueden detectar rápidamente.
Los expertos en salud dicen que la inmunización es la mejor manera de protegerse contra ella. Solo alrededor del 16% de los estadounidenses han recibido un refuerzo bivalente, según Pfizer Inc., en comparación con casi el 70% vacunados en la primera campaña de inoculación.
El aumento de los costos de bolsillo y la fatiga de la vacuna podrían hacer que las tasas de aceptación caigan aún más. A más largo plazo, la esperanza es que las nuevas inyecciones o aerosoles nasales innovadores brinden una mejor protección.
Hay otras mejoras que podrían ayudar, desde pruebas de ventilación y calidad del aire hasta mejores máscaras. Debe haber más inversión en sistemas de vigilancia para que las amenazas puedan detectarse temprano, dijeron los expertos.
Estados Unidos también planea gastar 5 mil millones de dólares en un nuevo proyecto destinado a desarrollar vacunas y tratamientos avanzados para los coronavirus en conjunto con los fabricantes de medicamentos.
El objetivo es hacer que los medicamentos estén disponibles rápidamente a medida que el virus muta, de modo que la cepa objetivo no disminuya cuando llegue al mercado. (El Financiero)

COMENTARIOS

39,000FansMe gusta
5,112SeguidoresSeguir
429SuscriptoresSuscribirte

Más Recientes