Uno de los mitos de la cultura mexicana es sobre la relación de las mascotas con la presencia de la muerte. Entre éstas destacan el mito de que los perros son capaces de detectar e incluso ver a la muerte.