Al concluir la exhumación de los restos de Debanhi Susana, en el panteón de Laguna de Labradores, municipio de Galeana, su padre Mario Escobar, señaló que fue un momento muy doloroso, “pero ya de alguna manera salió mi niña a decir la verdad”.

Y es que Don Mario confía en que los resultados de la nueva y definitiva necropsia al cuerpo de su hija (que se tendrían en un periodo de 24 a 72 horas), permitirán conocer la forma en que la estudiante de Leyes perdió la vida, ya que la autopsia oficial estableció la muerte accidental, pero él, apoyado en el dictamen de un perito externo, sostiene que fue asesinada y su cuerpo sembrado en una cisterna.

 

«Ya de alguna manera sale mi niña a decir la verdad, es lo que busco, que mi niña salga a decir la verdad, y de alguna manera estoy tranquilo porque se van a empezar a hacer los trabajos” por parte de los peritos para dictaminar en definitiva cuál fue la causa de su muerte, indicó.

Don Mario consideró lógico que esta diligencia se tardara unas cuatro horas, porque es la primera vez que se realiza en Nuevo León una situación de esta magnitud y consideró que la exhumación se llevó a cabo correctamente. “Sale el féretro correctamente con los cuidados (requeridos); me preguntaban si estaba de acuerdo, y si estoy tranquilo”, señaló.

“Esperamos en Dios que no pase nada raro, en el aspecto de que lleguemos con bien (al Semefo), y que los expertos puedan realizar su trabajo”.

 

Con información de El Universal e Imagen Noticias