EU presentó el bombardero furtivo B-21 Raider, que puede transportar armas nucleares y puede volar sin tripulación.

La ceremonia tuvo lugar en las instalaciones del fabricante del B-21, Northrop Grumman, en Palmdale, California, y comenzó con el himno nacional estadounidense, mientras los bombarderos más antiguos rugían sobre una multitud entre la que se encontraban altos funcionarios estadounidenses.

 

Las puertas de un hangar que contenía el nuevo avión se abrieron y se retiró la tela que lo cubría: un elegante bombardero gris que se estima que va a costar casi 700 millones la unidad.