Dinamarca anunció este miércoles que no reanudará el uso de la vacuna de AstraZeneca contra COVID-19 después de haberla suspendido el mes pasado a raíz de los informes sobre raros coágulos de sangre que se produjeron en algunos destinatarios.
El grueso de las inyecciones administradas hasta ahora en el país escandinavo ha sido de la dosis de Pfizer-BioNTech.
La Comisión Europea tiene actualmente una cartera de 2 mil 300 millones de dosis de media decena de empresas y está negociando más contratos.
A inicios de este mes, el regulador de medicamentos de la Unión Europea señaló que existe un posible vínculo entre la vacuna COVID de AstraZeneca y un tipo raro de coágulo de sangre en el cerebro.
“Los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deberían incluirse como efectos secundarios muy raros” de la dosis, señaló la Agencia Europea de Medicamentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí