Para Borrell, «el presidente Putin no está mintiendo. Y no puede permitirse el lujo de fanfarronear ahora».