El gobierno de Ucrania denunció que Moscú utilizó ‘drones kamikaze’ fabricados en Irán, los Shahed-136, para atacar Kiev y sembrar el terror entre los civiles.