El escritor, condenado a muerte por el ayatolá Ruhollah Jomeiní en 1988, fue atacado  en Nueva York durante un evento cultural.

Más tarde ese mismo día, a Rushdie le conectaron un ventilador y no podía hablar, dijo su agente, Andrew Wylie, a The New York Times. Probablemente perderá un ojo, dijo Wylie. «Los nervios de su brazo fueron cortados; y su hígado fue apuñalado y dañado. Las noticias no son buenas».