Aquí sí se cumplió el refrán de que «la unión hace la fuerza», y gracias a ello, el ratero no se salió con la suya.