La noche del 15 de octubre, un presunto ladrón que intentaba robar una vivienda ubicada en Saltillo, Coahuila fue atacado por los perros que habitaban en el sitio y tuvo que lanzarse de una altura como de 3 metros.