Se espera que el equipo legal del fundador de WikiLeaks presente una apelación, la cual podría reiniciar una nueva batalla legal en los tribunales, para evitar que las autoridades estadounidenses logren su ansiada extradición.