En una marcación polémica, Aldo Rocha mete el segundo del partido de vuelta y clasifica a Atlas a la final y el equipo tapatío sueña con lograr el bicampeonato.