El exdiputado federal destacó que si grandes estrellas de Hollywood han conseguido ser gobernantes en Estados Unidos y lo han hecho bien, sus objetivos no deberían hacerse menos.