Roberto Rock contó en su columna de EL UNIVERSAL que el abogado había estado casado con dos mujeres también más jóvenes; además de que era defensa del fallecido obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda.