Con un doblete de Kylian Mbappé, el equipo de Didier Deschamps aseguró su pase a la siguiente fase con un triunfo por 2-1 ante el combinado danés y rompió con la ‘maldición del campeón’.