El crecimiento de Disney en este mercado contrasta con la situación de su principal competidor, que arrastra dos trimestres con pérdida de clientes.